FINAL DE SITIO (el río de Agustina)
Editorial Vinciguerra, Buenos Aires, 2003.
Faja de Honor de la SADE, 2004.
2a. edición, Apóstrofe Ediciones, Jujuy, 2009.

Esta novela comienza como un cuento hasta que los
personajes se rebelan y quieren vivir, no queda más
remedio que respetarlos.

Se me escaparon de las manos, crecieron, se hicieron personajes autónomos. ¡Cuánto placer!

El contexto, la guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay. Uno de los propósitos, presentar
la fuerza de la mujer. Está dividida en cuatro partes: De eso no se habla, Mujeres solas,
Puta Guerra, Hermana agua.

Capítulo 1

Aquella noche decidí huir. No sé de dónde tomé fuerzas, me salió el coraje. Quizás de
mirar mi pelo negro y suave, mi piel joven herida, al hombre canoso dormido sin
elegancia tirado sobre las mantas con olor a alcohol.

Al amanecer a hurtadillas alcé a mi hija, la envolví en su pañoleta blanca y con un pequeño atado de ropas salí a las sombras del silencio. Ni los gallos cantaban aún a las primeras claridades, a los primeros murmullos de la vida, porque sí, existía otra vida, una distinta con aroma a jazmines, a la tibieza suave de mi niña, a la de mi propia sangre enardecida. Caminé ligera por la callejuela segura como si mis pasos supieran su destino. Embozada en mi manto apreté a la pequeña contra el pecho tratando de infundirle calor, de protegerla y esperé confundida la partida del camión en medio de los bultos, de los gritos, de los remolinos del ir y venir de la gente, ése que me llevaría lejos. ¿Adónde? No lo sabía aún con certeza.